Bienvenidos Centro Pedagógico Niño Feliz

Nuestra Escuela.


Desde un inicio, cuando empezaban los planes para la creación de este proyecto que ahora es el Centro Pedagógico Niño Feliz, se tuvo muy claro dos principios de trabajo, el primero es que el niño aprendería jugando, y el segundo que sería un niño feliz, de ahí nuestro nombre.

 

Por tal motivo se creyó necesario romper con algunas costumbres de la escuela tradicionalista que muchas veces resulta inútil y poco estimulante para el niño, costumbres que no favorecen el espíritu de libertad del alumno ni el desarrollo de aspiraciones y sueños.

 

Nosotros creemos y está científicamente comprobado y lo explica la Neurociencia, que el ser humano tiene aprendizajes más significativos cuando está feliz, cuando ríe y experimenta; esta misma ideología la expresó Celestin Freinet en Francia.

 

Freinet fue un maestro rural orientado a tomar la vida cotidiana como motivador para el aprendizaje, nosotros no somos un ente aislado de la comunidad, si bien nuestro objetivo como Jardín de Niños es crear un ambiente sano y seguro para que el pequeño pueda desarrollar con mayor facilidad sus habilidades y competencias, no estamos dentro de una burbuja, formamos parte de todos los pros y contras de la ciudad y es nuestro deber que esta misma vida social, sea el motor de fomentar la curiosidad e interés del alumno en conocer, experimentar y descubrir.

 

Creemos que todos queremos formar en ellos al hombre del mañana, trabajador, activo y consciente de una vida social de progreso de libertad y paz y de nada nos serviría aislarlo del exterior; de ahí que pedimos su apoyo para que así sea, de ahí que el niño salga de casa a conocer el mundo y presentar una conferencia de lo que descubrió, de ahí que el niño conozca a otros niños de otro colegio por medio de la correspondencia y conozca otras formas de trabajo y de actividades, de ahí que el niño plasme en un diario lo que experimentó en casa, en un fin de semana, en un viaje… de ahí que se ubique en un lugar y un espacio con la línea del tiempo que llevamos todo el año.

 

Comprometámonos a que si por naturaleza el ser humano investiga para descubrir, pues que esto no sea una tarea pesada para su vida adulta, hagamos del niño un ser comprometido con su autoformación.

 

© 2014 CPNF

Website by JALM